¡Afiliame!

Create your own banner at mybannermaker.com!
Este blog crece gracias a sus opiniones, correcciones y críticas constructivas. Gracias por contribuir con las historias que se aloján en este sitio.
Gwen, Alex y yo se lo agradecemos de Corazón. A.D.

domingo, 8 de mayo de 2011

Blood Songs Cat Adams, Link Bueno ^^

Descargar  Blood Songs, de la saga blood singer *.* Gracias por avisar Jenny, el otro Link está roto





















Premios


Gracias Vane por este premio hermoso, tu historia "Noche" es maravillosa y escribes estupendo.


Tengo que otorgarle este premio  a cinco blogs, peor primero debo decir tres mentiras y tres verdades sobre mi

Tres mentiras:

Odio I Carly
No me gusta para nada el internet
Me encanta la mermelada D:


Tres verdades:

No hay nada más dificil que continuar una historia y es aùn peor cuando las cosas cotidianas te hacen escribirla en lapsos de tiempo separados
Si algùn día viene Three days grace no se como demonios, pero voy a alograr que mis papás me dejen ir y me compren una entrada Já
Si alguna vez una persona "X" llega a mi casa y me dice que mañana me voy a estados unidos, yo dejo todo botado (exceptuando a mi laptop) y me marcho sin extrañar a nada (Wow que cruel soy)


Y ahora se lo doy a.... Shanana (8)


Ade y Mariola de Sokaly





les avisaré apenas pueda para que vengan por sus premios


Y tambien doy las gracias por este lindo premio a Astrid de Destellos de Luna




Tres mentiras

El chocolate me empalaga
Nunca he comido 2,5 litros de helado de una vez
Amo a Lady gaga y justin bieber con todo mi ser! (¡Mentiraaaas!)

Tres verdades

Me gusta gritar en las calles
Soy tímida, pero cuando estoy en confiansa puedo ser una niña realmente 'suelta'
Tengo una hermana menor con quien tengo una relacion de amor-odio


Y ahora lo entrego a 10 blogs

Vane de  Noche


Maria de Nya

Emma de Behind the sun

Alma de Strange Place

Jadlaps de Amor Paranormal

y hasta allí llego porque debo marcharme porque viene mi abuela de visitas y además tengo que estudiar. Un beso :D

AD

sábado, 7 de mayo de 2011

Votaciones "Una cancion, Una historia"



Chicos, Chicas o mejor Lectores! :D

Ya comenzarón las votaciones del segundo relato en el concurso "Una cancion, Una historia" En el blog de Francheska Dreaming in wonderland. Les agradesco el apoyo en el relato anterior y les pido que nuevamente voten por el que más les guste.

Solo tienen que hacer clic en el blog autor de su historia favorita en la encuesta que esta en lado derecho "¿De quien es tu relato favorito?" y ya está....

Recuerden Blood-Souls jajajajaja




Votar en Dreaming in Wonderland




Tome el camino equivocado alguna que otra vez,
conseguí salir, sangre y fuego,
malas decisiones, está bien.
Bienvenido a mi tonta vida,
maltratada, fuera de lugar, incomprendida,
La señorita "De ninguna manera, todo está bien",
ello no me paró,
malinterpretada, siempre de segundas suposiciones, infravalorada,
Mírame, todavía estoy por aquí.

Preciosa, preciosa, por favor, jamás sientas que eres menos que jodidamente perfecta.
Preciosa, preciosa, por favor, Si alguna vez sientes que no eres nada,
¡Eres jodidamente perfecta para mí!

Eres tan humilde, cuando hablas sobre ti mismo,
estabas equivocado,
cambia las voces de tu cabeza, hazlas como tu en vez de eso.
Tan complicado, parece feliz, ¡lo conseguirás!
Tan lleno de odio..un juego tan cansado,
¡Es suficiente! He hecho todo lo que podía,
perseguido mis demonios, y te he visto hacer lo mismo.
Preciosa, preciosa, por favor, jamás sientas que eres menos que jodidamente perfecta.
Preciosa, preciosa, por favor, Si alguna vez sientes que no eres nada,
¡Eres jodidamente perfecta para mí!

El mundo entero está asustado así que me tragaré el miedo, lo único que debería beber es una fría y helada cerveza.
De forma tan guay, lo intentamos, intentamos, intentamos, pero lo intentamos demasiado, y es una perdida de tiempo.
Ya basta de buscar críticas, porque están por todos lados.
No les gustan mis vaqueros, ni mi pelo,
nos intercambiamos, y lo hacemos continuamente. ¿Por que lo hacemos? ¿Por que lo hago?

¿Por que lo hago...?

Preciosa, preciosa, por favor, jamás sientas que eres menos que jodidamente perfecta.
Preciosa, preciosa, por favor, Si alguna vez sientes que no eres nada,
¡Eres jodidamente perfecta para mí!
Preciosa, preciosa, por favor, jamás sientas que eres menos que jodidamente perfecta.
Preciosa, preciosa, por favor, Si alguna vez sientes que no eres nada,
¡Eres jodidamente perfecta para mí!

AD


lunes, 2 de mayo de 2011

Capitulo 7, Oscuridad

7
El amor está a un paso del odio



01.01 AM – Noche
Gwen

Uno tras otro los faroles de mi cabeza se encendieron como en uno de esos tableros de fliper<< Din din din, ¡has ganado el juego!>>las alarmas chillaron burlándose.
Las cosas dentro de la discoteca se estaban caldeando, sin embargo yo era incapaz de apartar mis ojos del vampiro. Lo besé, lo deseé ¿Cómo mierda dejé que ocurriera algo así? Di un paso hacia atrás, dos voces dentro de mi cabeza gritaban cosas opuestas y no me dejaban pensar correctamente, estaba deseando que todo ese shock mental me despejara del grey goose que inundaba mi sistema pero esa sensación de familiaridad que despedía el vampiro no lo permitia.
Era tan retorcido que mis neuronas se negaron a procesarlo. Retrocedí un paso asustada por esa necesidad de que sus manos recorrieran mi piel otra vez. Simplemente estaba perdiendo el controld e mi misma, de mis acciones y de mi comportamiento.
-       No podría olvidarte nunca – dije mordazmente. A duras penas podía contener el miedo que se arrastraba por mis venas  – Estuve a punto de morir por tu culpa la última vez -
La gente corría por todas partes, los gritos de espanto se mezclaban con el tumulto de botellas rompiéndose en el suelo y sillas cayendo. Los ojos Jade del vampiro se quedaron inmóviles sobre mí. Fui incapaz de identificar las emociones que pasaron a través de esos claros orbes antes de que el hielo los cubriera por completo.
-       No quería hacerlo pero no tengo mucho control sobre mi mismo –
Se acercó más reteniendo mis muñecas con sus manos. Me negué a quedarme atrapada en esas pupilas verdes, luché hasta que consgui zafar un a mano y darle un puñetazo. El vampiro gritó de dolor, la sangre manó de su nariz rota deslizándose por su labio superior.
Me di la vuelta y comencé a correr en la dirección opuesta. Las luces parpadeantes me mareaban, los colores parecían ser atraídos por mis ojos. Apenas conseguía ver delante de mi pero me esforzaba por hacerlo. ¡Joder! Tenía que encontrar a Drew lo antes posible. Me deslicé entre dos humanos chocando sin querer con otro cuerpo.
Un vampiro grande se alimentaba de un nighttimer, estaba tan concentrado en su alimento que ni se percató de mi presencia. Golpeé su pantorrilla de una patada consiguiendo que se desestabilizara y cayera sobre el suelo. Una estampida  de humanos lo aplastó mientras yo sujetaba al mestizo y ambos avanzábamos entre la gente. No sabía que estaba pasando, pero por el infierno que pronto iba a saberlo.
Una mano me sujeto de la parte de atrás de mi chaqueta. Me giré preparada para golpear pero Drew inmovilizó mi puño un momento antes de que esta le impactara en el ojo. El cazador Estaba despeinado, sus labios rojos hinchados por los besos, y los faldones de la camisa acusatoriamentefuera de los pantalones, pero su rostro mostraba cualquier cosa menos satisfacción post-coital .
-       ¿Qué está pasando? –exigí, la lengua se sentía pastosa dentro de mi boca, era incapaz de pensar correctamente y el cuerpo que se apoyaba contra mi hombro era molesto
Drew me observó de arriba abajo, luego vió la carga como si no le importara lo que le sucediera.Era la figura de la calma; ninguna mierda, ni siquiera todo el sexo del mundo alteraba sus procesos mentales.
-       Mira a tu alrededor – respondió
Las luces de la discoteca eran las únicas que impedían la oscuridad total. La gente gritaba desesperada buscando una salida, el sonido de los disparos resonabaen las paredes de metal… y olor a sangre, sangre humana derramada, de a poco se propagaba por cada milímetro de la cargada discoteca.
Era un montón de mierda.
El nighttimer balbuceó algo consiguiendo que devolviera mi atención a él. Drew dijo algo en español pero por el tono de sus palabras entendí que estaba maldiciendo.
-       Tenemos que salir de aquí Gwen, sé dónde está la salida – tomó mi mano -  Esa… “cosa” que tienes en tu hombro es el dueño de la discoteca y decidió entregarla como ofrenda a los Vampiros… todos aquí dentro morirán -
Sacudí la cabeza, alguien me empujó brutalmente obligándome a dar un paso atrás, Drew me retuvo a duras penas.
-       ¿De que demonios estás hablando? Yo no me voy a ninguna parte –
No iba a hacerlo. No iba a moverme, dejé caer el cuerpo al suelo mir{e a Drew a la cara, se veía pálido y cansado. Di otro paso hacia atrás mientras tiraba fuerte para devolver mis manos a la libertad. Drew frunció el ceño.
-       Gwen, no podemos hacer nada por ellos. Estamos suspendidos, recuérdalo - El tiempo se detuvo durante un segundo. Podía ver como Drew luchaba por retenerme como fuese. Una chispa de cariño chisporroteó en la profundidad de sus orbes.
Un grito a mi izquierda, nos giramos para ver a un pálido desgarrando una garganta a vista de todos los humanos ¡Pero qué demonios! Los humanos alrededor salieron como ganado asustado apretándose unos contra otros. <<Los vampiros no hacen eso>> pensé corriendo hacia la sanguijuela y tomándola por la garganta <<Los vampiros no matan en público>>
Me monté sobre la espalda del pálido mientras lo estrangulaba usando los brazos. El cadáver del humano era pisoteado por los enormes zapatos militares del vampiro. Drew sacó una cuchilla y apuñaló a la criatura en el corazón. Luego me apresó por los hombros y clavó su mirada en la mia.
Horror llenaba mis ojos.
-       Vámonos – me ordenó. Yo perdí el control
-       ¡Y una mierda Drew!, ¡para de ser un imbécil y llama refuerzos!  - me sacudíi sus brazos de encima - ¡Tú no tienes motivos para odiarlos tanto como yo! ¡No te importan los humanos! ¡Solo vete!–
No vi su respuesta, algo saltó sobre mi con la agilidad de un gato.
Oí que alguien me llamaba por mi nombre, seguido de un montón de gritos y rugidos animales. No vi el rostro de quien me atacó, ni me importaba tampoco. Nos revolcamos por el suelo dándonos puñetazos y patadas. Quien quiera que fuese tenía largas uñas que me rasgaban la piel como navajas carniceras.
Un olor putrefacto, como a carne descompuesta rodeaba a mi atacante. Odiaba no tener mi arma para defenderme, odiaba no poder alejarme de ese hedor nauseabundo, pero por sobre todas las cosas; odiaba oír esos siseos animales que reverberaban en mis tímpanos.
Golpeé su ingle con la rodilla lo más fuerte que fui capaz. La sanguijuela se encogió sobre si misma aullando de dolor. Mientras me lo quitaba de encima pude ver los grises ojos nublarse y despejarse alternativamente entre la cordura y la demencia. Los colmillos más largos de lo normal eran como relucientes cuchillas carniceras perforando el labio de la aberración que rodaba por el suelo sujetándose la entrepierna.
Me abalancé sobre ella.
Una mano me sujeto desde la cintura apartándome de la trayectoria de otra de esas cosas espantosas. Se me puso la carne de gallina tanto el protector brazo masculino que me sostenía como por esa horrible cosa que olfateaba a su compañero caído y lamía la sangre fétida con una legua bífida y larga.
Las luces parpadeantes iluminaron directamente a la criatura entrecortando sus movimientos. Pero fue su rostro lo que me impactó, me llevé una mano a la boca para no gritar; Era Dana, la reportera de la televisión, la chica del funeral… convertida en… ¿Algo?
La Dana saltó hacia mí con  los labios retraídos enseñándome los colmillos más largos que vi en mi vida. No podía creerlo,  esa cosa ni siquiera era un vampiro era un… error. Algo que estaba mal y que debía desaparecer. Fui incapaz de moveré, incapaz de mover un músculo.
¡Por todos los demonios, esa cosa iba a comerme!
Fui empujada hacia una pared tan duro que una nube roja se posó frente a mis ojos. Durante un largo segundo los rostros desquiciados de las “cosas” se tiñeron del carmesí de mi sangre acumulada en la azotea.
Vi con detenimiento como las criaturas se detenían al ver al hombre frente a ellas, se volteaban gimoteando y corrían aullando disculpas ininteligibles.
Me erguí preparada para aprovechar y escapar pero el maldito hombre fue más rápido de lo que alguna vez podría yo llegar a ser. Meinmovilizó contra la pared sujetando mis brazos sobre la cabeza. Sus ojos verdes eran tan brillantes que no me dejaban ver nada más que en su interior. Dios, me había atrapado, otra vez él me había pillado con la guardia baja.
No estábamos solos, los gritos finales de las últimas personas me distrajeron. Con asco vi cómo las mismas aberraciones que me habían atacado, ahora iban por los humanos, los tumbaban con facilidad valiéndose de su velocidad sobre humana… y se los comían. Arrancaban trozos y trozos de carne de sus cuerpos vivientes y los engullían con ferocidad.
Mi estómago se revolvió.
Quería ayudarlos, desesperadamente. La imagen de Dana convertida en esa cosa me asustaba más que cualquier otra cosa que me hubiese pasado en la vida. Pero aquel vampiro no me dejaba hacer nada, me tenía expuesta, a su merced y solo me observaba como si fuera La Mona Lisa en el museo. ¡Maldición! ¿Por qué no hacía nada?
-       ¡Quién eres! – exigí  luchando contra él. La sanguijuela se limitó a retenerme con más fuerza para que no consiguiera zafarme - ¡Maldita sea! ¡Mátame de una buena vez y termina con esto! –
Los gritos de pronto se extinguieron por completo. La certeza de que todos estaban muertos me helo la sangre.
Yo no había hecho nada para ayudarlos,
-       Nunca – susurró el chupasangre – Yo te quiero Gwen, no puedo matarte. Sería una atentado contra mí mismo -
Algo hizo – clic- en mi interior al oír sus palabras completamente fuera de lugar. Dejé de moverme pero seguía furiosa, confundida y además cabreada con todo esto. No podía creerle, no podía fiarme de sus palabras, ¡eran idiotas!… pero yo lo conocía de antes y él sabía que yo lo sabía. Le mostré los colmillos y siseé desde el fondo de mi alma. Sentía la falta de sueño y comida aplastándome en forma de cansancio.
-       Quién demonios eres – repetí
Él sonrió acercándose un poco más hacia mi rostro y a la vez hacia un reflector fijado a una pared. La luz blanca bañó su rostro revelando los rasgos que permanecieron ocultos por tanto tiempo. Sus labios rojos, sus ojos verdes, su cabello rubio… y esa cara familiar. Amada. Que durante tanto tiempo quise recorrer con mis dedos.
El rostro que quería ver todas las noches cuando me despertaba.
Jadeé
-       Tú no eres… - mi voz se quebró – Tú no puedes ser… Mathew –
Matt soltó mis manos y dio un paso atrás. La oscuridad cayó sobre el como una segunda piel borrando todo aquello que lo hacía ser mí amado. Pero aunque ya no le veía, su rostro aún estaba allí: Sus ojos estaban más verdes, su piel más clara, y esos casi imperceptibles colmillos que poseía antaño se habían alargado. Pero era Él. Estaba relajado, saludable como nunca. El mismo cuerpo grande y fuerte que por tanto tiempo me cuidó, que tanto tiempo anhelé unir al mío.
Mathew se pasó una mano por el pelo
-       Te quiero – volvió a decirme con la voz rota. Sus ojos verdes buscaron a los míos llenos de un dolor que era de comprender – Siempre te quise Gwen, más que nada, más que todo. Más que a la sangre… estuve dispuesto a renunciar a mi propia familia por ti de no ser por mi hermana… –
Sacudí la cabeza, Demasiado agobiada como para hacer nada más. Estaba libre, pero seguía atrapada dentro de todo esto. ¡El no podía ser Mathew! Todo el tiempo estuve enamora de alguien que no era real,  ¡De una sanguijuela despiadada!
En las sombras, las sanguijuelas se arrastraban hambrientas hacia nosotros. Los restos de los humanos ensuciaban el suelo de la discoteca. Muchas de esas aberraciones se alimentaban de los cadáveres regados cerca de la puerta de emergencia bloqueada
Podía ver sus muecas hambrientas y sus cuerpos famélicos en la oscuridad.
-       Yo no quiero nada contigo – susurré, las lágrimas luchaban por salir de mis ojos a pesar del jodido juramento que me había hecho en el pasado. Mi arma estaba en la cinturilla delos jeans de Mathew.
Sentí sus labios y sus colmillos en mi cuello, Matt perforó mi garganta dolorosamente. Succionó; rápido y fuerte, permitiéndome a través de la sangre ver en su memoria, sentir los que su corazón sentía.
Vi la forma en que él me amó siempre desde que nos conocimos, vi como él ocultó su naturaleza para ayudar a los suyos al principio, y luego siguió ocultándola para que yo no lo rechazara. Vi todo lo que necesitaba saber en el fluir de mi sangre hacia su boca,  todas las verdades, todas las razones de los vampiros.
-       ¡Maldita sea!  -
Yo no quería esto,  solo los vampiros herederos más fuertes por su linaje tenían la capacidad de mostrar su interior a través de la mordida. Era como si me estuvieran lavando el cerebro. Luché contra él, lo mordí en la cara cortando un trozo de su piel blanca, Mathew retrocedió sujetándose la herida y rugiendo como el animal herido que era.
La sangre caía por mi cuello, la herida no cerraría pronto por culpa de la saliva de chupasangre. Las criaturas que se arrastraban por la discoteca se acercaron más hipnotizadas por el olor a sangre fresca.
Me limpié la boca con la manga.
-       Tú y todos los de tu clase van a morir – Mathew afirmó con seguridad. Una mueca petulante colgó de sus labios. Las sirenas de la policía sonaron acercándose – Ustedes no son correcos, lo único que han hecho toda la vida es evitar que el orden natural de las cosas sea establecido. Los vampiros van a arriba de la cadena, Gwen -

Las aberraciones a nuestro alrededor se tensaron
-       Y que hay de esa cosas -  señalé a nuestro alrededor más allá del vampiro. Él sonrió
-       Solo son un medio de igualar el marcador -  explico -  Ustedes fueron creados en un laboratorio.  Ellos están hechos intencionalmente también. Tampoco deberían existir pero ustedes rompieron las reglas primero -
Él sonrió más, dando un paso más lejos.
-       Te mataré Mathew, por engañarme a mí y a todos –
Mathew suspiró.
-       Sobrevive a los Lamia y ahí vemos si eres capaz de cumplir tu promesa – contestó  dando la vuelta y marchándose, dejando caer mi arma en el suelo.
Alcancé a recogerla. Las asquerosas criaturas babeantes se lanzaron sobre míun instante después. Las mordidas, en mi cuerpo eran ácido, pero de inmediato comenzaban a sanarse. ¿Qué era entonces?
No eran vampiros. No eran humanos. No pensaban.
Comían carne. Mi carne.
Di un salto hacia una de las jaulas que las bailarinas del Colmillos Sangrientos usaron para exhibirse antes de ser convertidas en una sangrienta versión de “Pedigri”. Me paré sobre los barrotes plateados y me sujeté con fuerza.
 Las criaturas conesos rostros de mejillas hundidas y ojos negros como el carbón, sujetaron la base y comenzaron a sacudirla de un lado a otro intentando hacerme caer.
No quería ser otro de esos cadáveres  a medio comer en el suelo. Menos ahora.
Siempre mantuve la esperanza de que Mathew siguiera siendo el antiguo chico caza vampiros, a pesar de que en el fondo sabía que no era quien decía ser… Fui cegada por ese amor idiota e irracional que se lo lleva todo, por esa emoción sin pies ni cabeza que pone todas las dificultades en un segundo plano.
Já, me había enamorado. Lindo momento para admitirlo.
La vida y la muerte, La luz y las sombras. El vampiro y el caza vampiros. No podíamos estar juntos, menos ahora que Mathew quería ser una especie de “Dominador mundial” 
Dolía como el demonio.
La jaula de balanceó peligrosamente y por poco me suelto. No tenía donde correr, don saltar. Estaba acorralada, confundida, dolida y asustada. No quería morir… Tenía que cumplir promesas, las promesas que habían regido toda  mi vida antes de poder desaparecer de este mundo.
Tenía que matar a la asesina de mi padre.
Estaba lista para pelear un poco más. Una de las sanguijuelas trepó por los fierros seguida de otras tan innovadoras como ella. A la primera le pegué una patada mandándola hacia atrás, luego a otra y otra. Usé a Carry para matar a otro puñado de Lamias babeantes, pero las balas se acabaron pronto.
Los primeros llegaron, en medio de patadas y puñetazos. En medio de gruñidos y ojos dementes.
No quería morir.
-       ¡Johns! – oí a Drew sobre mi cabeza, luche hasta poder ver el cielo donde alguien había quitado un panel dejando un agujero cuadrado. EL DPA* asomaba sus cabezas por el hueco
-       ¡Drew! - grité

______________________________________________________________________________

DPA: División paranormal de Ashes, son los pocos  funcionarios humanos que saben sobre vampiros y que unen sus fuerzas con la Sociedad Black Wings para mantener la actividad vampirica bajo control. No tienen nada que ver con el CPA o cuerpo de policia de Ashes que sì es la policia.

Lamia: Pálido mal transformado; Al momento de pasar por el "despertar" se le da menos sangre vampira de lo que requiere su prganizmo, dañando irreversiblemente su cerebro y convirtiendolos en criaturas bestiales que solo obedecen a los Vampiros Nacidos (herederos)

Viven alrededor de diez años, Son faciles de matar si ignoramos su insesibilidad al dolor y su agilidad sobrehumana. Poseen colmillos mucho más largos de lo normal,  garras y carecen de cualquier miedo o pensamiento recional. Solo los impulsa el deseo de sus dueños y su propia hambre de carne humana, animal o de otros vampiros no Nobles (herederos).



Discuuuuuulpen la demora. Ojojo hoy falte a ala escuela y la inspiración me llegó magicamente. Espero que les guste el capitulo. Siento que ya no avanzo como antes y que la historia se nos queda estancada asì que voy a trabajar en eso.

Los quieroooo

AD

Debo ir a hacer el trabajo de historia :D 

domingo, 1 de mayo de 2011

"Una canción Una historia" segundo relato

Primero que nada quiero darle las gracias a todas esas belllas personas que se dieron el tiempo de botar en "Dreaming in wonderland". Pasé a la siguiente ronda gracias a ustedes, son maravillos@s.

Hoy tengo otra historia, la canción a diferencia de la primera , sí me gustó mucho. Pero también era más dificil porque me indentificaba de muchas maneras así que no sé como quedó el relato (sospecho que bastante confuso) Bueno haber si quieren leerlo queridos lectores xd y darme su opinion.



Fuckin' Perfect, de Pink 





Llegué al final de un callejón sin salida, malas decisiones que me llevaron en la dirección equivocada. No tengo fuerzas para volver a empezar,  solo sueños rotos y esperanzas pisoteadas por la vida.
Ellos me ignoraron, mis padres me despreciaron. Fui incapaz de ver el futuro más allá de un mañana desolador… La muerte se veía como una linda promesa en medio del dolor de mi vida.

Como un sueño reparador luego de un día de llanto.
¿Alguna vez te has sentido rechazada? Pues así es como me sentí el día en que tomé la decisión. Me paré en la ventana de un séptimo piso y miré hacia abajo con una mezcla de anhelo y miedo. El alivio estaba a solo un salto de distancia y todo yo estaba ansiosa por alcanzarlo.

Sobre la cama, un trozo de papel arrugado y maltratado decía con letra tembloroza <<¿Nunca te sentiste como si no fueras nadie? >>

Aquellas palabras lo significaban todo y al mismo tiempo, no decian nada.
Todo el mundo quiso cambiarme; mi madre y mi padre me obligaron a convertirme en alguien que no era yo. En la escuela solo fui una sombra  que soportaba a duras penas ver como ellos se burlanban de mi; me llamaban fea, tonta y gorda, todos los días, sin darse cuenta del daño que estaban haciendo.
Era incapaz de soportarlo
¿Yo estaba mal? ¿Había algo malo en mí?
Me esforcé por ser perfecta día tras día. Queria ser hermosa para todos, para que me aceptaran como una más. Lloraba durante noches enteras oculta en mi habitación, mientras mis padres discutian por que yo no era la hija ideal . La comida me producía nauseas.  La soledad y la tristeza me consumian lentamente.  
Caí en un agujero y no encontré la salida. No vi bordes por lo que trepar, ni ninguna mano amiga que quisiera ayudarme. Las burlas, las bromas, los desprecios me perseguían hasta en sueños... Siempre estaban allí recordanme que yo no valía nada.  

Pero este día,  era cuando todo acababa.
Las lágrimas se deslizaron por mis mejillas como pequeños arroyos cristalinos. Quería saltar, mi alma pedía a gritos salir de la jaula del cuerpo y ser libre por primera vez. Di un vacilante paso hacia adelante, me incliné para mirar la calle mientras la brisa tiraba el cabello contra mi rostro y el vertigo se apoderaba de mis entrañas.

En el fondo de mi alma me preguntaba si yo era la unica persona diferente en todo el mundo...
Y entonces los vi allí abajo.
Conversando, riéndose. Todos aparentando ser algo distinto a lo que eran en su interior. Fingiendo.  Los rostros falsamente alegres adornaban las calles doradas por la luz del atardecer. Todos los que me habían criticado, todos quienes no me valoraron.

Ellos fingian.
Ellos nunca fueron reales como yo. 
Sin querer, sonreí. Algo encajó en mi pecho que me impulsó a abandonar la ventana. Caminé hacia la cama con las piernas temblando, donde un cuaderno raido descansaba junto a la nota. Me sequé las lágrimas con el dorso de la mano.
Tomé un bolígrafo y comencé a escribir.
  
Esa fue la primera vez que un rayo de luz entró en mi mundo.


Hoy, miro mi pasado y  pienso en lo que pude haber perdido de haberme dado por vencida. Cambié la muerte por la escritura, por una vida nueva y única. Cuando crees que ya no puedes más, ten fé. Valórate a ti misma; no eres débil, eres especial. Nadie dijo que la vida seria fácil, pero todo termina cuando dejas de luchar por ella. No importa lo dificil que sea, Pelea.
Y siempre recuerda que al final de la batalla, encontrarás tu recompensa.


________________________________________________________________

Se me hizo complicado separar las experiencias personales de las cosas de la concion así que por favor no me maten si es muy malo ajajaja, tambien me fui en la "Vola'" con escenas del video así que es una mezcla media extraña la historia.

& me hace llorar...

AD