¡Afiliame!

Create your own banner at mybannermaker.com!
Este blog crece gracias a sus opiniones, correcciones y críticas constructivas. Gracias por contribuir con las historias que se aloján en este sitio.
Gwen, Alex y yo se lo agradecemos de Corazón. A.D.

lunes, 28 de marzo de 2011

Capitulo 3 Oscuridad

3
¡Sorpresa!

11:06 PM – Noche.
Gwen
Me quede en blanco.
Por un momento lo único que pude hacer fue concentrarme en inhalar y exhalar para no asfixiarme con mi propio pánico, mientras miraba el caótico interior de los ojos dorados de Faye… y me imaginaba  a Mathew.
Sus labios húmedos y brillantes, su aroma masculino que te hacia querer oler su ropa durante horas sin parar, y también recordé esos sutiles cambios en su expresión impasible que delataban sus sentimientos;  tristeza, enfado alegría… y que solo los que le conocían lo suficientemente bien podían detectar.
Aparecieron frente amis ojos todos los meses trabajando juntos, todos sus sentimientos cariñosos camuflados en oraciones completamente vulgares, su timidez con las personas y su valentía cuando tenía que hacer su trabajo.
Pude ver sus hermosos rasgos perfectos,  su sedoso cabello rubio y su amplio pecho en el que era imposible sentirse insegura.
Todo tan vivido.
Mi corazón bombeaba tan aprisa que todo mi cuerpo se estremecía con los latidos. Boom, boom, boom… retumbaban en mis oídos y de pronto BAAAANG! la realidad me aplasto como una jodida bota presionando sobre mi cabeza.
Mathew…
-¡¿Dónde Esta!? –
Empujé a Faye contra la barra para que volviera en sí, la chica tenia la mirada fija en la nada. Estaba tan ida que daba miedo, parecía un zombi.
Parpadeó dos veces como si acabara de despertar de un sueño.
-          ¡Oh, Dios mío!, ¡Oh Dios mío!… -chilló sacudiendo la cabeza bruscamente como intentando sacarse un mal pensamiento del cerebro, los dorados cabellos se movieron en todas direcciones – Callejón… están en el callejón que da con los departamentos… –

La salté y corrí a toda velocidad lejos de la hermana alterada. Me abrí paso a través de la multitud valiéndome de codazos y empujones a cualquiera que obstruyera mi camino. De pronto la linda y supuestamente tranquila noche de descanso para celebrar, se había convertido en mi propio infierno personal… y esto recién comenzaba.
La adrenalina fluía por mi cuerpo libremente haciendo a mis movimientos más veloces y precisos,y a mi reflejos más agudos.
Solo un pensamiento retumbaba en mi mente.
Ve más rápido.
Esquivé guarias de seguridad y gente alterada por mi comportamiento. Corrí mesas  y sillas en todas direcciones lejos, golpeando a gente que ignoraba todas las cosas que ocurrían a sus espaldas.
Idiotas.
Llegue a la puerta verde brillante que decía “vía de escape”
Abrí la mierda de un portazo y salté hacia a fuera con Carry lista para ser disparada. Al demonio con toda esa mierda de “los humanos no deben vernos”, que descubrieran todo si querían. Luego me preocuparía de todos los que intentarían matarme, ahora tenia otras prioridades dentro de mi materia gris.
De todas maneras me sentí mas tranquila cuando la puerta verde se cerro a mis espaldas.
Aterricé en medio de un charco de algo tibio y pegajoso que empapo mis pies hasta los tobillos. Rastre el perímetro de arriba  abajo con mi vista súperdesarrollada apuntando siempre con la nueve milímetros lista para llenar de pólvora a cualquier imbécil que apareciera en mi radar.
Se me hizo un nudo en el estomago, todo estaba demasiado-tranquilo como para estar bien.
Escruté la oscuridad con la mirada, de arriba a abajo, cada rincón, cada pedazo de muro y cada sombra que se alargaba sobre el suelo lleno de polvo. No había nadie.
Por lo menos no vivo.
Entonces miré al final de callejón, la parte más oscura de todo el lugar y sentí como la bilis subía por mi garganta.
Retrocedí y retrocedí hasta que mis omoplatos chocaron contra el muro de ladrillos que daba al club. El olor a sangre fresca me envolvió de pies a cabeza con su insoportable intensidad.
-          No esta pasando… -
El muro que terminaba el callejón estaba cubierto de manchas de sangre fresca. No, no eran manchas, todo estaba pintado con sangre, apenas había espacios en donde quedara descubierto el antiguo color verdoso del muro.
La basura de los conteiners estaba esparcida por todo el suelo como si alguien los hubiese volcado a propósito… y había un cuerpo, un cuerpo masculino tirado boca abajo entre las bolsas de desechos.
Corrí hacia allí
Internamente, aunque sonara cruel, deseaba que fuera el cuerpo de Tyron y no de Mathew. Tyron siempre había sido un buen cazador y un muy buen amigo, pero Matt siempre seria… miMatt.
Me arrodillé junto al cuerpo sin mirarle el cabello, me negaba rotundamente a descubrir si esa desafortunada criatura era mi compañero de caza. No podría soportar que fuera Mathew, después de todo, si yo no lo hubiera dejado bailando solo en la pista él no hubiera salido a patrullar.
Si le pasaba algo era solo culpa mía
Lleve dos dedos a la garganta del hombre buscando la arteria en su cuello, y me quedé fría cuando no sentí nada más que vacio. No había ningún rastro de pulso.
Por todos los cielos, que no sea Mathew
Me prepare mentalmente para ver la identidad del cuerpo. Le vería el cabello de todas formas cuando intentara voltear su rostro para verificar la respiración. Solté un gruñido de nervios y conté.
-          Uno, dos, ¡tres!-
Mire directamente las hebras del hombre, eran negras…. ¡Eran negras!
-          ¡Tyron!… ¡maldito bastardo, no puedes estar muerto! –
Di la vuelta al cuerpo y me sorprendí de no encontrar heridas a la vista. Comprobé si respiraba y me encontré con que ni un gramo de aire ingresaba en sus pulmones. Le hice las maniobras de reanimación rápidamente, hice todo lo que sabia para que volviera a la vida, pero el cabrón no quería resucitar.
Mi culpa, todo esto era mi culpa.
-          ¡Vamos Ty! No me hagas esto –
Lo intente otra vez sin ningún resultado, me mordí el labio conteniendo las lagrimas que querían desbordarse de mis ojos, no podía dejar que el llanto enturbiara mi visión. No era un buen momento
De pronto se me ocurrió la brillante idea de mirar el cuello de Tyron otra vez… y las vi ahí como brillantes señales de triunfo.
-          ¡Diablos!-
Me paré de un salto y pateé la basura que estaba cerca. Tyron no volvería, el cazador seco como el desierto, ni una gota de sangre circulaba por su sistema porque los vampiros lo habían usado como fuente de sodas.
Lo habían desangrado, se lo habían comido vivo.
¡Estaba muerto!, ¡uno de mis compañeros estaba muerto y el otro desaparecido! ¿Donde demonios estaba Mathew? Busque frenéticamente entre la basura por si encontraba otro cadáver, pero solo estaba el celular roto y la chaqueta rasgada de Tyron.
No había ni rastros de Mathew.
¡Joder! Ellos habían estado en peligro, los habían atacado frente a mis narices  y yo no había hecho nada, nada para ayudarlos.
-          Lo siento… -
El sonido de una risa divertida me hiso dejar el remordimiento para mas tarde.
Estaba en terreno peligroso recordé, donde acababa de morir un compañero y… de desaparecer otro.
Levanté la mirada al tiempo que apuntaba con Carry hacia la boca del callejón.
-          Querido dios… -
Seis vampiros bloqueaban la única salida, venían formando una línea que me impedía pensar en un escape fácil. La puerta del club estaba bloqueada por otro sonriente chupasangre que apoyaba todo su peso en el metal verde.
Los bastardos me habían tendido una trampa.
11:16 PM - Noche

Corrí hasta el box de la sociedad con el corazón galopando dentro de mi pecho. Mathew, mi amado Mathew estaba en peligro.
Cuando irrumpí en la estancia descubrí que todos mis compañeros estaban bailando o  riendo o ambas cosas a la vez, habían llegado otros miembros que no acostumbraban a pasar demasiado tiempo con nosotros y la fiesta realmente se había animado mucho.
No entendía como podían estar tan felices en una situación como esta.
Rechacé todos los saludos amistosos  y las bromas y comencé a gritar como una maniática.
-          ¡Mathew y  Tyron están en problemas!-

Ocho rostros se giraron hacia mí, se escuchó el sonido de copas al quebrarse y de botellas derramando su contenido, la música siguió sonando a un volumen demasiado alto y todas las conversaciones se acabaron.
Johana fue la primera en reaccionar. Me miró a los ojos cambiando un rostro llenos de pánico y sorpresa, por la cara de un cirujano a punto de abrir a alguien.
-          ¿Tyron?¿Mathew?- murmuró -¡¿Dónde?!¿¡que ocurrió!?-
Se acerco a zancadas hasta mí y me sujeto por los hombros.
-          Vampiros en el callejón – dije mirándola  a los ojos verdes y dorados que se parecían a los de Matt – Eran… Eran demasiados –
Me mordí el labio bajando la cabeza para ocultar las lágrimas que comenzaban a  descender por mis mejillas trazando un camino brillante.
Johana me soltó.
-          ¡Muy bien todo el mundo! ¡Tenemos visitas!, ¡Es hora de patear culos vampíricos! –


11:45 PM - Noche

-          Miren lo que salió de la basura chicos – dijo el “líder” relamiéndose los labios al mirarme.
-          Jódeme sanguijuela – contesté.
No había ninguna salida. Delante mío estaban los seis vampiros cortándome el paso, tres de ellos eran grandes machos:
Tres grandes machos con grandes puños, grandes dientes y graaandes ganas de matarme.
Eran algo así como súper VampirusGigantus.
 De la clase híper-extremadamente-gigantus
La puerta “extra” del Crazy no era una oportunidad, aunque entre enfrentarme a seis cabrones adictos a los glóbulos rojos para seguro perder y pelear contra uno solo que sonreía como un idiota, prefería mil veces la segunda opción.
 Aunque esa vocecilla que esta dentro de todos nosotros, dijo que hacerle algo al sonriente no iba a asegurar un escape, probablemente antes de que diera un solo paso en esa dirección ya me habría convertido en bebida exprés para vampiros sedientos.
Joder
Justo a mi espalda se erguía el muro de un edificio conocido por el absoluto silencio de sus habitantes bajo cualquier presión, así que no podía contar con que alguien llamara a la policía para que vinieran a parar la mierda de acá atrás.
También a mi espalda, había un montón de basura esparcida por el suelo, y… “tan tararán” el cuerpo de otro cazador al que seguro le haría compañía muy pronto.
Joder, otra vez
El vampiro líder se lanzó hacia mi como un toro embravecido….Y apreté el gatillo de Carry sin siquiera saber qué rayos estaba haciendo.
La bala surcó el aire durante un segundo en el que lo único que pude hacer fue mirar los negros orbes del bastardo…
Y luego la mierda se clavó directamente en el sitio donde debería estar el corazón.
El bastardo dio un paso hacia atrás tambaleándose como una gelatina pero no se cayó. La roja sangre salió a borbotones de la herida abierta creando una enorme mancha sobre la camisa blanca que usaba.
Él levantó la cabeza… y sonrió.
Perfecto, un Heredero.
-          ¡Bravo! Tienes una gran puntería Gwen Johns, tal como contaba mi amiguita. Es una pena que debas morir –
Alcé una ceja.
-          Yo no voy a… -
El golpe me llegó antes de que me diera cuenta de lo que estaba ocurriendo. Un de los chupasangre llegó desde el costado impactándome con todo el jodido cuerpo mandándome directamente contra el sucio suelo y enviando por los aires a Carry.
Solté todo el aire que llevaba en los pulmones transformado en un alarido de dolor.
Los blancos colmillos de una hembra pelirroja se clavaron en mi garganta profundamente, consiguiendo que me retorciera entre sus brazos por la agonía. La droga que tenía la saliva de vampiro inmediatamente comenzó a trabajar en mi organismo haciendo que mis brazos y piernas fuesen pesados como el concreto.
Las succiones eran  pequeños pero rápidos tirones en  mi arteria, que sacaban más y más sangre cada vez.
El sueño se apoderó de mi cuerpo.
Las luces titilaron frente  a mis ojos. Sí, blancas luces brillantes.
Ya no estaba en un sobrio callejón de Ashes, ahora estaba en Nueva York.
Las farolas pasaban velozmente al otro lado de la ventanilla como mini estrellas fugaces que volaban demasiao cerca de la tierra, podía oír el zumbido del motor haciéndose cada vez mas intenso a medida que ganábamos velocidad por la vía desierta.
Era de noche.
No estaba en un ambiente acogedor, las voces furiosas de hombres y mujeres se mezclaban con el sonido de neumáticos chirriando sobre el asfalto. A mi lado izquierdo iban Johana sentada en el centro del asiento y su madre, América, junto a la ventanilla opuesta del carro.
Adelante iba D.J. pacíficamente admirando el paisaje, y su guardaespaldas que conducía y discutía con América al mismo tiempo
De pronto el coche se detuvo bruscamente, Oí la maldición saliendo de los labios de la boca del conductor. Me asomé por la ventanilla llena de la curiosidad abundante en una niña pequeña y el aire frio de invierno azotó mi joven rostro haciendo saltar unas cuantas lágrimas de mis ojos.
Y entonces lo vi.
Ahí tendido en el suelo sobre los adoquines de la calle yacía mi padre inmovilizado por los fuertes brazos de un Heredero,  iba muriéndose un poco mas en cada succión del vampiro.
De la misma forma que moría yo ahora.
Chillé.
Sujeté el cabello de la vampira luchando contra el letargo que quería apoderarse de mis miembros por la droga, y tiré tan fuerte como pude, tan fuerte como mi corazón y mis recuerdos me lo permitieron.
Yo no iba morir así como así. Jamás me iría sin luchar, y menos sin llevarme a alguno de esos cabrones conmigo.

La  sanguijuela abrió la boca para gritar y yo aproveché el momento para halar una última vez y lanzarla lo más lejos posible.
La pelirroja choco contra otro vampiro que venia en su ayuda.
Y yo me quede con un mechón rojizo enredado entre mis dedos.
-          ¡No vuelvas a tocarme Zorra!-
Hundí las manos en mis botas de cuero y saque dos dagas afiladas y listas para ser usadas.
Sentía como la sangre chorreaba por mi cuello hasta perderse en el borde de mi chaqueta mientras corría hacia la boca del callejón contra todos lo bastardos que bloqueaban mi paso mandando a la mierda toda es basura de la auto preservación y la planificación.
Vamos cariño, solo voy  a la guerra.
Mis dagas se hundieron en el pecho del líder soltando un chirrido cuando el metal y el hueso chocaron.  Las retorcí entre sus costillas hasta que lograron avanzar y con un rápido empuje alcanzaron el corazón.
-          ¡Muérete bastardo de mierda!-

Me giré justo para recibir el puñetazo de la pelirroja en el rostro. La sangre llenó mi boca con el sabor a cobre y sal y la escupí toda directamente en el precioso rostro de asesina.
Rebané su garganta como si fuera de papel.
-          ¡Maldita estúpida!  ¡¿Qué le hiciste a mi perra?!–
Otro chupasangre apreció a mis espaldas y me enterró sus garras en el hombro rasgándome la piel.
-          ¡Porque lastimas a mi puta!
Solté una maldición y lo golpeé en la entrepierna con una patada hacia atrás lo más fuerte que pude pero las garras no cedieron ni un poquito.
-          ¡Por todos los cielos! ¿Quieres soltarme? –
Continúe pateando con el talón de mi bota su miembro, deleitándome con los lastimeros gemidos de dolor que emitía. Hasta que me soltó.
Giré en redondo clavándole una daga en el ojo derecho y perforando con la otra la sien para que se muriera de una buena vez y dejara de joderme.
Cayó al piso con un chorro de sangre fluyendo desde su cabeza.
Me volví a la pelirroja que se retorcía en el suelo manchado de rojo lista para terminar de decapitarla e ir por los que quedaban… Pero unas fuertes manos me lo impidieron llevándome contra un muro.
-          Ummm… hueles bien –
El vampiro salido de la nada olfateó mi nuca cubierta de pegajosa sangre. Un escalofrío recorrió mi columna vertebral. Estaba en una posición complicada, mis piernas estaban atrapadas por las suyas y mis brazos sujetos tras mi espalda. Me retorcí como un gusano para que me soltara.
-          Quítame tus asquerosas manos de… -
Lamió mi cuello.
El placer me recorrió al sentir la húmeda lengua contra mi piel ensangrentada. Miles de rayos se pasearon por mi cuerpo e  hicieron que gimiera como una perra sin poder detenerme.
-          Y sabes bien… – ronroneó el vampiro con voz aterciopelada.
Me giró  hasta dejarme mirándolo a los ojos, plantando ambas manos a cada lado de mi cabeza. Tenía unos profundos iris que partían desde el borde de la pupila siendo del color del oro y se iban oscureciendo y mezclando hasta terminar de un profundo verde jade. El resto de su rostro estaba oculto por la oscuridad, solo se distinguían los blancos colmillos asomándose por el hueco que dejaban sus  labios entreabiertos.
Las dagas aun estaban en mis manos, pero simplemente no podía moverme. Él dejó caer uno de sus brazos y posó la palma en mi muslo comenzando una caricia suave de arriba abajo, enviando olas de excitación a todo mi cuerpo.
Jadeé cuando su mano se acercó a mi entrepierna.
-          Creo que podría follarte antes de matarte… - susurró colocando sus labios sobre los míos…
Oí un disparo.
El vampiro que me tenía contra la pared soltó un rugido cuando el proyectil se clavo en sus omoplatos y miró hacia atrás rápidamente. Vi la silueta de Johana dibujarse justo a un lado de la jodida puerta verde apuntando con un revolver.
 Y todo volvió a la realidad.
Hola Gwen, un vampiro quería follarte y tu no haces nada. ¿En que estas pensando?
-          Cariño, suéltala ¿si? no querrás que te llene de agujeros –
Johana amartilló el arma.
-          Adiós preciosa, nos veremos de nuevo –
El Chupasangres se fue justo cuando Johana apretaba el gatillo. La bala voló por los aires y se clavó exactamente en mi hombro izquierdo creando otra fuga de sangre y  rompiéndome de paso la clavícula.
-          ¡Dios! - grité apretando los parpados
A mí alrededor oí como los cazadores ahuyentaban a los otros vampiros.
Me había olvidado de ellos.
Dejé que las piernas se doblaran bajo mi peso lentamente hasta que caí al suelo húmedo del callejón.
Escuché el trote de Johana acercándose, sentí sus manos apoyándose en mí. Sus gritos.
 Pero ya no podía abrir los ojos de nuevo.
¡Genial! Ahora me estaba muriendo.
La arteria de mi cuello que había servido como fuente alimenticia para la pelirroja, aun estaba abierta y sangrando.

Muriendo desangrada. Lindo ¿no?

13 comentarios:

  1. EstA muy buena la historia sigue así te felicito te mando saludos y besos

    ResponderEliminar
  2. aaaah! es que no PODÍ dejarme ai. Ariaaa! D:
    que va a pasar?
    y nuestro Mattew ( de ella y mío) ?
    My Fucking God! me dejay en suspenso xd

    ResponderEliminar
  3. Gracias vampire! que tengas ua buena semana y que no te haga nada el efecto lunes de mañana xd

    Scarlett te robé una cancion de paramore de tu blog (i'm sorry), nunca la habia escuchado antes pero es ¡demasiado genial!.
    Si te molesta la saco dale?
    Pd: XD que salió flayte el podí xddd

    ResponderEliminar
  4. Ohhh me encanto el capi
    te odio, no puedes dejarlo asi
    publica pronoto!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. hey amiga, no habias dicho que pondrias un capitulo cada domingo, esto es la 1ªparte no el capi completo. ¿para cuando la siguiente parte????????????????????????????????????????????????????????????????????

    ResponderEliminar
  6. La siguiente parte el miercoles y el capi 4 el domingo XD! La cosa sobre la spublicaciones esta al comienzo del blog :P

    ResponderEliminar
  7. Iwal me las arreglé para pasar por aqui sakjskasa :) Bien Aria aun le debes a tus lectores el book trailer 77 El capitulo te quedo genial y cortaste el PDV de Gwen justo en el mejor (o peor) momento. te odio por eso! (N)
    y donde dejaste a Mathew mala mujer! aaawww si eres muy mala ademas mataste a Ty pobre de johana 77 yo sabia que ahí habia onda 1313 pero no pense que fueras tan mala como para dejarla sola y despues mas encima hacerla organizar a todo el mundo dejando sus sentimientos de lado. Escribes muy bien amiga.

    Hablamos

    ResponderEliminar
  8. jajaja sisisi, robaa la canción noma :B paramore no se enoja ^^ XD
    sisisi si me saalio re flaitongo el Podí asi shiaa la vola :D ._. pero es que ... no podí dejarme así hasta el miercoles XD

    ResponderEliminar
  9. Me encnata Matt es dulce y lo dejaste muy interesante nena. Te mando un beso y que tengas una linda semana

    ResponderEliminar
  10. Ahhhhhhhhhhhhhhh noooooooooo ¿dónde esta mi Mathew??????????? pobre Ty dios esto cada vez se pone mejor, simplemente me encanta, que intriga. Aria me avisas con el siguiente xfa. Un beso y que pases una hermosa semana

    ResponderEliminar
  11. Mierda, Tyron murió, eso si que no me lo esperaba, pero ahora queda saber que pasó con el sexy de Matt. Lo bueno es que mañana sabremos la respuesta.
    Besos.

    ~Ade~

    ResponderEliminar
  12. wow.. de verdad que me atrapo tu historia... pero creo que mañana continuare, un beso y de verdad que me dejaste sin palabras es muy intensa!!!

    ResponderEliminar
  13. me pregunto quien era ese lindo chupasangre!! ejejeje

    gracias por el capitulo

    ResponderEliminar

Este blog crece gracias a la opiniones, correcciones y criticas. Gracias por contribuir con nuestras historias. Gwen, ALex y yo te lo agradecemos de corazòn.

A.D.